1 P. 2: 9-10

Estamos viviendo en el siglo XXI, siglo de las grandes maravillas, de los grandes descubrimientos y  
del gran avance de la ciencia, como lo dijo Daniel (Dn.12: 4), demostrándonos así que estamos muy  
cerca del
fin del mundo, y el pronto regreso de Cristo a la Tierra. (Jn.14: 3; Hch.1: 11)

Y por lo tanto hay necesidad que el mundo conozca al
verdadero pueblo de Dios, que está en este  
planeta Tierra, porque
es el único que adora a su Dios en espíritu y verdad, y este pueblo tiene el  
último mensaje para darlo a conocer al mundo
, y este mensaje son las PROFECIAS DE LOS  
GRANDES MISTERIOS DE JEHOVA DIOS
de Lv.23: 1- 44, es decir hay necesidad de guardar las siete  
solemnidades fiestas del Padre Eterno.
Y estas solemnidades son las siguientes: (Lv. 23: 4)

1. Sábado Semanal Lv.23: 3
2. Pascua Cena Lv.23: 5 - 8
3. Primicias Lv.23: 9 - 11
4. Pentecostés Lv.23: 15 - 16
5. Trompetas Lv.23: 23 - 25
6. Expiaciones Lv.23: 26 - 32
7. Cabañas Lv.23: 33 - 44

Son siete Fiestas Solemnes que tienen ocho sábados en las cuales el pueblo de Dios no debe  
trabajar, solamente dedicarse a adorar a Jehová, el Rey del universo;
y estas solemnidades son las  
que todas las iglesias del cristianismo moderno lo olvidaron, pero el verdadero pueblo de Dios las  
reconoce
dándoles el valor que se merece, obedeciéndolas tal como el Señor Jehová las ordena en  
su Palabra, sin quitar, ni añadir
(Dt.4: 2; Ap.22: 18-19), porque el que quita y no las obedece recibirá  
las plagas correspondientes, pues
el guardar estas solemnidades es la manera de demostrar que es  
el verdadero pueblo, que tiene la verdadera forma de adorar a su Dios
(Jn.4: 21-24). Por esta razón,  
el mensaje de Dios para todo el cristianismo del tiempo presente es Is.1: 3 y les dice ustedes no me  
entienden y no tienen conocimiento por lo tanto vuélvanse a mí, para obedecerme guardando mis  
solemnidades; y entonces recibirán todo el conocimiento de los grandes misterios y secretos que  
Dios tiene para este tiempo,
pero no sigan rechazando esta verdad, esa luz que viene de arriba,  
porque si lo hacen quedarán en la
ceguera espiritual, más bien es necesario que rechacen las  
doctrinas y mandamientos de los hombres que tanto daño estan haciendo en el mundo
y acepten la  
verdad que Dios tiene para este tiempo presente,
porque si no lo hacen, el Señor les envía el  
siguiente mensaje:
Mal.3: 13 - 14.

El verdadero pueblo del Señor Jehová es el ISRAEL espiritual, por ser descendientes de Abraham  
por Jesucristo,
(Gal.3: 29) y éste es el único pueblo que Dios está levantando en el mundo para dar  
el último mensaje a esta generación, este pueblo no rechaza las siete solemnidades, ni tampoco las  
Leyes que el Señor dio a su siervo Moisés en el monte Sinaí,
(Mal.4: 4; He.10: 28), este pueblo
busca a Jehová sus Dios, para
servirle y obedecerle con todo el corazón, y tratando de guardar  
todas sus Leyes
(Dt.6: 4 - 5).

¿ CUANDO SALIO ESTE PUEBLO ISRAELITA ?

Este pueblo Israelita no salió por el capricho del hombre, ni para ser una secta mas en el mundo,  
engrosando las miles que hay, para esto
NO, este pueblo salió porque está dentro de un marco  
profético su aparición en la tierra,
fue al cumplirse la profecía de la última Iglesia, LAODICEA,  
claramente dice que Dios
vomita a esta Iglesia, (Ap.3: 16) y esto por haber llegado a la tibieza  
terminando así su
ministerio especial a los gentiles; fue entonces que de ella sale el verdadero  
pueblo, llamado la descendencia o simiente de la mujer
(Ap.12: 17), buscando a Jehová su Dios y  
obedeciéndole solo a El,
dejando a un lado todas las falsas enseñanzas de los hombres
(Mal. 3: 16-18).

La misión de este pueblo es preparar el camino, para el regreso del Señor Jesús en su segunda  
venida; y dar el último mensaje a un mundo que casi ha olvidado a Dios, porque han dejado las  
verdaderas enseñanzas y las Leyes benditas de Jehová Dios
y las han reemplazado por doctrinas y  
mandamientos de los hombres,
“dejando la verdadera forma de adorar a Dios, en espíritu y en  
verdad”
(Jn.1: 47)

La salida de este pueblo es como nos dice en Oseas 6: 3, es como el amanecer de un nuevo día,  
porque comienza a enseñar un mensaje especial,
(Ap.10: 11) y que el mundo debe conocerlo para  
dar gloria a Dios, al Creador del cielo y de la tierra porque El reclama su honra y su temor,
(Mal.1: 6)
y esto solo se demuestra con la obediencia a sus benditas Leyes (Jos.1: 8) y este pueblo tiene que  
ser conocido en el mundo entero, porque viene con el espíritu de Elías,
(Mal.4: 4 - 5) conocerlo es  
para pertenecer al verdadero pueblo,
(Jer.32: 38 - 41)pues tiene la luz de la verdad, la obediencia a  
las Leyes.

Este pueblo Israelita salió en el año 1942, aquí en el Perú, y comenzó a guardar las Siete  
Solemnidades de
Lv.23: 1 - 44; muy en especial la Fiesta de las Cabañas (Zac.14: 16), adorando a  
Jehová su Dios, como su Rey, dejandose guiar por el espíritu de verdad
(Jn.16: 13).

LAS SEÑALES QUE LO IDENTIFICAN

Hay muchos pueblos o Iglesias en el mundo llamados cristianos, y estas Iglesias tienen diferentes  
nombres, pero yo me pregunto
¿Cuál es el verdadero nombre del pueblo de Dios aquí en la tierra?  
pues el verdadero es lo que nos dice en
(Gn.32: 27-28; 35: 10) el verdadero pueblo se llama ISRAEL,  
es un nombre espiritual, que Dios mismo le dio. Pablo nos aclara en Romanos 9: 6-8 y nos dice que  
Israel no es nombre carnal, eso quiere decir que no fue dado por el hombre.

El hombre no puede poner nombres a su pueblo, Dios mismo le a puesto nombre y ese nombre es  
Israel, y por lo tanto es un nombre espiritual, y solo lo llevan los verdaderos adoradores, porque  
ellos son un pueblo escogido predilecto, que tendrán que anunciar el último mensaje en esta hora  
undécima, enseñando la verdadera forma de adorar a Dios porque el hombre lo ha olvidado
(1P.2: 9-10), de manera que este nombre de ISRAEL es el que los identifica como verdadero pueblo
de Dios.

La segunda señal que este pueblo tiene para conocerlo, lo encontramos en Ezequiel 20: 12, 20. Les
dí tambien mis sábados,
está hablando en forma plural y no singular, este pueblo verdadero, no  
solamente guarda el sábado semanal séptimo día de la semana, además también guarda las fiestas  
de Jehová en sus fechas señaladas, sábados anuales,
y les da el valor que se merece,(Lv.23: 1-44)

Y al guardar estas fiestas no solamente se obedece al Señor; sino también se llega a conocer los  
grandes misterios relacionado con el fin del mundo y el pronto regreso de Cristo a la tierra.
Se  
puede saber el año, el mes, la fecha y la hora de ese gran evento;
sólo este pueblo Israelita es el  
que predica y lo enseña para que el hombre se prepare.

La
tercera identificación, para conocer a este pueblo, es lo que está escrito en Deuteronomio 5: 29.
“Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis
mandamientos ...”.
El pueblo Israelita no rechaza ningún mandamiento que Dios ha dado, pues, es
muy importante obedecerlos con la ayuda del Señor;
las Leyes son sabias porque han sido dadas
por un Dios sabio, él nos manda diciéndonos
“esfuérzate y se muy valiente, para hacer conforme a
toda la Ley que mandé a mi siervo Moisés, solo así harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien”

(Jos. 1: 7-8).

El Señor Jehová nos ordena que meditemos en sus Leyes, en el día y en la noche y que nunca
dejemos de ponerlo en práctica,
sólo así prosperaremos en todo, en el conocimiento espiritual y en
lo
material recibiremos muchas bendiciones, porque así está escrito y así tiene que ser (Sal 1: 1-3).

Conozca al verdadero pueblo de Dios que tiene las señales, y evidencias porque este pueblo es
como
NOE que está dando el último mensaje del fin del mundo (Mal. 3: 1-2)

                                       Manganeso 250, Urb. Villa Infantas, Los Olivos - LIMA
                                        (Altura Km. 18.5 Panamericana Norte) Tel. 447-1999

“Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas, los cimientos de generación y generación levantarás, y
serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar”.
Isaías 58: 12         
¿COMO  IDENTIFICAR  AL
VERDADERO  PUEBLO  DE  DIOS?