¿QUE  HACER  PARA  RECIBIR
LAS  BENDICIONES  DE  DIOS?
Los hombres que conocemos poco o mucho a Dios acudimos a Él para pedirle diferentes favores,  
algunos son escuchados otros no ¿A qué se debe esto? ¿Dios tiene favoritismo con algunas  
personas?
¡no! Él no hace acepción de personas entonces ¿por qué algunas peticiones son  
contestadas y otras  no?
Será porque no sabemos pedir o porque solo ciertas peticiones son  
contestadas o Dios
tiene un  momento determinado para conceder peticiones, veamos en 2Cr 7: 14  
"si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se  
convirtieren de sus malos  caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y  
sanaré su tierra"
, este  vérsiculo nos da la clave para que nuestras oraciones sean escuchadas.

Primero dice "si se humilla mi pueblo".

Esta es una
condición que pide Dios para escuchar su ruego, el hombre debe humillarse, debe  
deponer su orgullo, su altivez para que
de esa manera se de el verdadero lugar a Dios, cuando el  
hombre es orgulloso, se siente autosuficiente que puede solucionarlo todo y no necesita de Dios,
este orgullo no le permite ver, que él es una obra del Ser Supremo, que es Dios.

Como
segundo punto dice "oraren".

¿Qué es la oración?. Es una comunicación con Dios, él debe ser quien entable la comunicación con
su Creador.

Como
tercer punto dice "Y buscaren mi rostro".

Buscar el rostro de Dios
es llegar a conocerle, ser su amigo y saber que es lo que desea del hombre.  
¿Qué sucedió con el rostro de Moisés al estar ante Dios?. Salió resplandeciente, esto nos indica que  
al buscar el rostro de Dios vamos a transformarnos, van a cambiar nuestras acciones y esto es lo que  
debemos hacer.

Como
último punto en Crónicas nos dice "Y se convirtieren de sus malos caminos".

¿Qué es convertirse?. Es cambiar, es mudar de una forma de ser a otra y al decir "convertirse de sus  
malos caminos"
quiere decir que cambiarán y seguirán el buen camino.

Al leer este versículo encontramos que para ser escuchados por Dios, hay un proceso que tiene  
cuatro partes:

1. Humillarse.
2. Orar.
3. Buscar el rostro de Dios.
4. Convertirse.

Este proceso es un cambio total del hombre; cuando esto suceda Dios recién oíra los ruegos que  
hace el hombre
, oíra para perdonar sus pecados y después conceder lo que pide. Ahora sabemos
cual es la
forma correcta de dirigirnos ante Dios para ser escuchados y no solo ser escuchados sino  
para que nos conceda lo que le pedimos.